23 Ene

Presupuestos Participativos.

Suena bien, ¿verdad? Los ciudadanos, eligiendo en qué debe invertir su Ayuntamiento. Salvo por el hecho de que la propuesta más votada, el arreglo del patio del colegio Pinar Hondo, ha obtenido apenas 308 votos. Esto es importante porque explica las propuestas que se han terminado aprobando, que podéis descargar aquí. En una ciudad con unos presupuestos superiores a 100 millones de euros, hablamos de que estas propuestas totalizan algo más de 300 mil Euros.

Pero ¡ay! Esas propuestas tienen truco, por supuesto. ¿Cómo, si no, podemos explicar que estén incluídos los arreglos de 2 colegios? Los colegios, señores del Ayuntamiento, no deberían depender de los votos de los portuenses en una web de presupuestos participativos. De hecho, esas dos propuestas copan casi el 30% del presupuesto participativo total. Lo único bueno es que al fin, después de más de 10 años, se va a proceder a arreglarlos.

Todo esto no pasa de ser pintoresco, lo que más me ha llamado la atención es que se destine dinero a propuestas que deberían caer en el ámbito privado, bien por empresas, bien por solidaridad, bien por aportación de socios de las asociaciones. Porque entre las propuestas elegidas, hay 18.000 euros destinados a la celebración de un Festival de música en la playa de Valdelagrana, algo que debería contar con un promotor privado y con los permisos pertinentes –¡ay, si se hubieran destinado para el Monkey Week!-, 6.500 euros para la creación de un aula informática en la Flave, que no puede financiarlo con sus cuotas de socios y sus subvenciones, con sus 10 ordenadores y por supuesto, para que los usen quienes ellos digan y para lo que ellos digan, que para eso se pagan con dinero público. Y eso no es todo, hay 1.500 euros destinados a la introducción de una práctica deportiva sin riesgo que sirva como método de salud preventiva (sic), otros 1.500 para clases de Yoga, que sinceramente, los portuenses que quieran recibir deberían pagarse ellos mismos.

Y de nuevo, en nuestro Presupuesto Participativo, tenemos una Batucada (1.000 euros), un flashmob (968 euros) y un cuenta cuentos y concurso de dibujos para niños con temáticas LGBTI (2.986,7 euros), Iniciación a la bulería de Jerez (2.000 euros), y hotel, cine y ocio saludable para mujeres en exclusión social (1.500 euros). Y sinceramente, me preocupa muchísimo que un ayuntamiento, aunque sea mediante un un sistema «participativo» sustituya la solidaridad privada por la solidaridad forzada, pagada por todos. Me parece muy bien que una asociación quiera hacer una batucada: que se la paguen ellos con cuotas de socios, o busquen patrocinio. Me parece muy bien que haya que cuidar a las cuidadoras, seamos solidarios, pero no por obligación. Me paece muy bien que haya gente que se quiera iniciar en la bulería de Jerez, pero que se lo paguen ellos. Y así podríamos seguir.

Señores del Ayuntamiento, han vuelto a confundir los Presupuestos Participativos con un reparto de subvenciones, equivocan el significado, el método y el fin de unos Presupuestos Participativos. Pero claro, eso no es nada nuevo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar