21 Jun

88.364

Son los habitantes que tiene El Puerto de Santa María según los datos del Instituto Nacional de Estadística para 2018. Creo que es relevante que nuestros políticos lo recuerden. Y no solo hablo de Germán Beardo, nuestro ínclito señor alcalde, sino también de nuestra venerable oposición.

El premio, nuestra Casa Consistorial. La responsabilidad, los portuenses.

Es importante, o debería serlo, a la hora de formar gobierno, pensar que nuestros votantes han depositado en nosotros, no un papel con valor simbólico, sino una validación de un programa electoral, una serie de medidas que quieren ver puestan en marcha en nuestra ciudad, una esperanza de mejora. Y como depositarios de esa esperanza, nuestros políticos deberían sentirse obligados no solo a oponerse o a fiscalizar al gobierno de la ciudad, sino que, incluso desde la oposición, deberían preocuparse por alcanzar acuerdos que resultaran beneficiosos. Porque, ¿es mejor un cumplimiento del 0% de un programa que como candidato creíamos que era importante para la ciudad? ¿No sería más interesante, a base de negociación y de dar y tomar acuerdos y cesiones, conseguir, digamos, un cumplimiento del 25% de nuestro programa?

¿No sería más interesante, a base de negociación y de dar y tomar acuerdos y cesiones, conseguir, digamos, un cumplimiento del 25% de nuestro programa?

Lo mismo es aplicable, por supuesto, al partido gobernante. Algo más de 10.000 portuenses han confiado en el PP, han depositado su confianza y esperanzas en un programa, en unas medidas y en una persona. Pero el PP no gobierna para 10.000 personas, sino para 88.364, que somos las que nos vemos afectadas por las políticas y decisiones que se toman en el Ayuntamiento. Todos pagamos -o deberíamos- impuestos, todos nos vemos afectados por las ordenanzas y por decisiones que en principio pudiera parecer que no nos afectan.

«El PP no gobierna para 10.000 personas, sino para 88.364«

Crear empleo, reducir trámites, crear una oficina de atención única, simplificar la burocracia de un Ayuntamiento, reducir gastos, devolver préstamos, negociaciones importantes, la lista podría seguir indefinidamente, no son decisiones que podamos permitirnos que ponga en marcha un gobierno y lo deshaga el siguiente. No podemos permitirnos crear concejalías, cambiarlas de nombre, unirlas, separarlas, con cada cambio de partido ganador de las elecciones. Todo eso cuesta dinero. Y no a los partidos, sino a los 88,364 portuenses que somos y vivimos aquí.

17 Jun

Sobre Medallas e indignación ciudadana.

En estos días ha corrido como la pólvora una anécdota que entre todos se han empeñado en vestir de noticia. Y es que, al parecer, «alguien» ha boicoteado las medallas de la Virgen de los Milagros y ha tapado la cara con tipp-ex. Entiendo que como acto vandálico tiene más de simbólico que de atentado contra la medalla, pues, imagino, que es sencillo restituir al estado original dichas medallas.

Esta anécdota -me niego a llamarlo noticia-, de pronto, el mismo sábado, corrió como la pólvora por las redes sociales -se viralizó, si quieren emplear el argot moderno- provocando cientos de comentarios en Facebook, Twitter, Instagram, etc. Creo que no me equivoco si afirmo que todos los medios se hicieron eco rápidamente, contribuyendo a la propagación e indignación de todos los portuenses a los que alcanzaba la noticia, provocando reacciones oficiales: David de la Encina publicaba en Facebook un texto en el que por supuestísimo repudiamos este sabotaje (sic), la Archicofradía de Los Milagros expresa su indignación y pretende no que se busquen culpables, tan solo que cosas como esta no se vuelvan a repetir (sic).

Y hoy nos levantamos con la noticia de que nuestro flamante ínclito señor Alcalde nos anuncia en los medios que la polémica de las medallas va a ser investigada oficialmente. Su primera medida como alcalde, estimados portuenses, va a ser investigar quién ha sido el cazurro -porque no tiene otro calificativo- que ha puesto tipp-ex en las medallas. No va a investigar por qué un semáforo clave en el tránsito de peatones en El Tejar ha podido estar tres meses sin funcionar hasta que los vecinos cortaron el tráfico y salieron en las noticias, por ejemplo. Ni va a investigar por qué la concesionaria de basuras retira los contenedores del centro cuando aún está vigente el horario autorizado para la disposición de desechos. Ni va a investigar por qué hay acerados en El Puerto cuyo mal estado ha venido siendo denunciado por los vecinos desde 2015. Ni va a averiguar por qué el parking de Pozos Dulces parece que no avanza y que ya se está preparando el terreno para pedir más dinero.

Hay quién piensa que una cosa no quita la otra y que podemos indignarnos por todas estas situaciones al tiempo, pero el caso es que nosotros, los ciudadanos, somos los primeros que no nos indignamos por nada relativo al funcionamiento de nuestra ciudad. Pareciera que funcionáramos a golpe de clic y de noticias virales, por eso nuestros políticos solo reaccionar cuando un tema se viraliza, por eso siempre son temas superficiales y que no tocan el fondo de la cuestión… Y por eso, amigos portuenses, decimos que tenemos lo que merecemos.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar