08 Oct

PGOU, una nueva oportunidad.

A estas alturas no queda, probablemente, un solo habitante de El Puerto que no sepa que el TSJA ha anulado el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de nuestra ciudad. Las reacciones de nuestros políticos, de momento, parecen cautas y llamando a la unidad para que este varapalo judicial no suponga una parálisis de las inversiones y un retroceso en la urbanización de muchos sectores que ya habían empezado su desarrollo.

Un PGOU no solo afecta a la urbanización y legalización de numerosas ARG de nuestra ciudad, sino que delimita y dicta una serie de normativas sobre la que se ha desarrollado, también, el PEPRICHyE (El plan especial para el conjunto histórico de El Puerto y su entorno), que puede que vea alterada su aprobación, que parecía que por fin, se acercaba.

Es decir, a golpe de sentencia, hemos vuelto a la legalidad de 1992, sin desarrollo posible, sin convenios que valgan para desarrollos hoteleros en suelos recalificados. De nuevo estaremos metidos en un pantano del que nos costó salir nada menos que 20 años y que ha provocado un crecimiento desordenado en las ARG, sin atender a las necesidades básicas de equipamientos, zonas verdes, depuración y necesidades de agua, etc. y volvemos a encontrarnos con que el desarrollo que necesita nuestro Centro para revitalizarse se encuentra en peligro.

Se oye que el equipo de gobierno quiere recurrir la sentencia, lo que probablemente daría un margen de 1-2 años al actual PGOU antes de que, de nuevo, lo tumbaran.

Quizá sea el momento de que nuestros políticos de todos los partidos sean capaces de ponerse de acuerdo y anteponer el interés de nuestra ciudad a los de su partido y logren sacar adelante un nuevo PGOU que no incumpla la ley, un PGOU que siente las bases de nuestra ciudad futura, de nuestro futuro. Un PGOU por el que no debamos esperar otros 20 años.

30 Sep

Centro de ensueño.

Hay noches en las que la imaginación vuela, que plantea escenarios imposibles. Imposibles, pero no por el dinero, o por la capacidad técnica que es necesaria: imposible porque requiere de un proyecto global, de ver más allá de las próximas elecciones y porque los portuenses tendríamos que creérnoslo. En esas noches, me gusta soñar con El Puerto y cómo me gustaría verlo, regio, señor de los Cien Palacios, engalanado. Y suelo terminar soñando con ver las bodegas de nuestra ciudad como centros comerciales, unidas entre ellas por calles peatonales y cubiertas por hermosos techos a la manera de la Galleria Vittorio Emanuele II de Milán.

Un centro de El Puerto peatonalizado, con esas bodegas abiertas y con comercios en su interior: con una oferta añadida, ¿piscina para hacer surf? ¿skate park? ¿pistas deportivas? ¿tiendas, bares, restaurantes de estrella Michelía? ¿centros formativos gastronómicos?. Sí, sí, sí, sí, y sí.

Lo malo de esas noches es el despertar a una ciudad abandonada por sus políticos y por sus empresarios, por sus ciudadanos. Ojalá una noche compartamos esa ensoñación y logremos unirnos para hacer de El Puerto un verdadero referente.

23 Sep

Ser diferentes.

Ser pionero es difícil, muchas veces se trata de una apuesta complicada, de seguir un pálpito. Y claro, no siempre sale bien. Por eso parece que en nuestra ciudad llevamos muchos años temiendo la innovación y tratamos de copiar lo que funciona, aparentemente, en ciudades de nuestro entorno, y eso es un problema. Es un problema porque una vez que una idea ha triunfado en una ciudad pionera, la única manera de competir con esa idea es hacerlo mejor y, lamentablemente, no estamos preparados, ni nuestros políticos, ni nuestro tejido empresarial.

Traigo esto a colación de la noticia con la que desayunamos el pasado viernes de la firma de un convenio con la autoridad portuaria para la desafectación de los terrenos anejos a la playa de la Puntilla con el fin de dotarlos de plazas hoteleras, comerciales y viviendas.

Y es que copiar el modelo de ciudades de nuestro entorno como Chiclana o Rota -que recordemos que en invierno parecen abandonadas- no es la solución en una ciudad en la que sobran plazas hoteleras durante el año. Tenemos suelo hotelero sin ejecutar -¿nadie se acuerda del Caballo Blanco?- y hoteles que entran y salen de eres y concursos, como el Duques de Medinaceli o el Monasterio de San Miguel, por no hablar de la cantidad de plazas no disponibles en los meses de invierno porque cierra el establecimiento. No nos sirvió copiar el modelo de «Campo de Golf y hotel», nuestra oferta para los clientes es caduca y la solución no pasa por tener más plazas hoteleras, ni más locales cerrados ¿cuántos locales sin actividad hay en el entorno de La Puntilla?

¿Y por qué no nos atrevemos a ser diferentes por una vez? Una apuesta decidida por la peatonalización de nuestro casco histórico; fomentemos la implantación de restauradores de reconocido prestigio -¿cuánto turismo atrae alguien como Ángel León?-; una apuesta por el deporte, haciendo de nuestra ciudad un referente del Rugby, de la vela, del windsurf, del Kite, de deportes naúticos en general; una puesta en valor de nuestras casas palacio, haciendo atractivo el centro para pasear, para vivir y para que el cliente que viene por primera vez se lleve una grata impresión de nuestra ciudad, que sean nuestros embajadores, que sean «Marca El Puerto». Imaginemos, por una vez, que somos diferentes, que no copiamos -mal y tarde- a ciudades de nuestro entorno y que, poco a poco, salimos de este pozo en el que, entre todos, andamos metidos.

28 Ago

FCC.

Esta legislatura en El Puerto va a ser de las más movidas que se recuerden en los últimos tiempos. Y no por algo bueno, sino por algo de lo que ya hemos hablado en más de una ocasión en esta página: nuestros políticos no hablan o deciden en base al bien de los ciudadanos, no les interesa el progreso de la ciudad, están enfocados única y exclusivamente en los focos, en los titulares, en ser carne de meme.
Cada uno de los asuntos que van saltando a la primera página de actualidad es motivo de agrios cruces de declaraciones entre representantes políticos y todos tienen dos puntos en común: buscan menospreciar al partido político contrario y la verdad se esconde entre todo ese cruce, esquiva a la mirada del ciudadano crítico. Pero no importa, ellos hablan para convencidos y para que se compartan sus memes en redes sociales, para mofa y escarnio público del imaginario público.

Trabajadores de FCC en El Puerto
Trabajadores de nuestra contrata de basuras.

El caso que nos ocupa hoy es el de la contratación (o más bien conversión de contrato de eventual a fijo) de un trabajador de la contrata municipal supuestamente vinculado al PP, partido que como saben , gobierna en nuestra ciudad. Pueden leer, si les interesa, los artículos que se arrojan entre ellos IU por boca de José Luis Bueno, el PP por boca del concejar Sr. Alegre, o las opiniones de Daniel Bastida e Ignacio Colón, mucho más interesantes que la mía. Pero eso sí, no busquen la verdad, porque no la van a encontrar ahí. Quizá, entre todos los artículos, la mesa de portavoces, el juzgado y un poco de ayuda divina, algún día conozcamos la realidad, pero hasta entonces, tenemos que conformarnos con creer que la verdad está agazapada entre todo el ruido que nos llega.

Pero permítanme que hoy les hable del artículo de Beltrán Roca, al que no tengo el gusto de conocer. No deja de ser sintomático que la primera mitad del artículo transcurra entre ataques al Partido Popular, a su concejal Millán Alegre y acusando de (supuestamente) nepotismo a su partido. Saca trapos sucios de otras legislaturas, para dejar claro una cosa: El PP es el enemigo a batir. Porque -y aquí llega la segunda mitad del artículo- lo que hoy tocaba era justificar que en una empresa privada, pero pagada con dinero público, la elección de los trabajadores a contratar está repartida al 50% entre la propia empresa y el comité de empresa. Beltrán establece que dicho privilegio es equivalente a que los familiares de Renfe viajen gratis o los trabajadores de las bodegas compren con descuento. Estimado Beltrán: en un caso están rebajando/bonificando servicios y productos producidos por la empresa, con cargo a los resultados de la misma. En el caso de FCC están estableciendo un método obsoleto e injusto de contratación en el que prima ser familiar/amigo de los miembros del comité y la plantilla: Porque, y te pregunto directamente, ¿estamos a favor o en contra del nepotismo? ¿O solo estamos a favor del nepotismo de los nuestros. ¿El PP sí incurre en nepotismo pero el comité de empresa no? ¿El nepotismo cuando te afecta a ti es bueno, pero para los estibadores de Algeciras, o para la UCA, es negativo? ¿Cuando un político pone un familiar o un amigo a dedo como asesor podemos quejarnos, pero cuando lo hace el comité de empresa es un derecho adquirido?
Te recuerdo, Beltrán, -permíteme que te tutee- que estamos pagando a FCC con dinero público, y que una contratación en base al nepotismo del comité de empresa, ese derecho por el que abogas, tiene un coste infinitamente superior, económico y social, al de una botella de vino a mitad de precio o el de un viaje gratuito en tren.

09 Ago

El Puerto Global.

Un mismo hecho, tres versiones. La de la oposición, la del partido en el Gobierno… y la verdad, agazapada entre ambas sin llegar a entremezclarse con ninguna de ellas.
El Puerto Global es una empresa municipal cuyos trabajadores han lanzado un comunicado diciendo que ellos trabajan mejor solos y que no necesitan supervisión, una empresa que no debería existir, por cierto. Una empresa cuyos trabajadores negocian con el Ayuntamiento y reciben sus retribuciones en base a lo que opina el político de turno. Una empresa cuyo Consejo de Administración está formado por políticos profesionales, políticos que no tienen ni idea de conectividad, ciudades inteligentes… o de dirigir una empresa, como es el caso.

Tampoco me cabe la menor duda de que ni el PSOE, Adelante y Unión Portuense por un lado y PP y Ciudadanos, por el otro, no nos están contando toda la verdad, ni siquiera si logramos sumar todos los hechos que nos cuenta cada parte y los confrontamos. Y nuestros medios locales, ¿qué han hecho? Lo de siempre: darle a publicar las notas de prensa que se encargan de escribir los interesados; ¿dónde está la investigación?, ¿quién puede ofrecernos un dossier, una línea temporal, quién se ha puesto en contacto con el readmitido gerente?

Como resumen de esta historia: Mienten unos, mienten otros, y los que deberían erigirse en investigadores y contarnos algo parecido a la verdad, ni están, ni se les espera.

Por cierto, no sé si ya lo he dicho, no deberían existir las «empresas municipales». Suficiente tenemos con los políticos profesionales como para andar cargando con sus ínfulas de empresarios.

21 Jun

88.364

Son los habitantes que tiene El Puerto de Santa María según los datos del Instituto Nacional de Estadística para 2018. Creo que es relevante que nuestros políticos lo recuerden. Y no solo hablo de Germán Beardo, nuestro ínclito señor alcalde, sino también de nuestra venerable oposición.

El premio, nuestra Casa Consistorial. La responsabilidad, los portuenses.

Es importante, o debería serlo, a la hora de formar gobierno, pensar que nuestros votantes han depositado en nosotros, no un papel con valor simbólico, sino una validación de un programa electoral, una serie de medidas que quieren ver puestan en marcha en nuestra ciudad, una esperanza de mejora. Y como depositarios de esa esperanza, nuestros políticos deberían sentirse obligados no solo a oponerse o a fiscalizar al gobierno de la ciudad, sino que, incluso desde la oposición, deberían preocuparse por alcanzar acuerdos que resultaran beneficiosos. Porque, ¿es mejor un cumplimiento del 0% de un programa que como candidato creíamos que era importante para la ciudad? ¿No sería más interesante, a base de negociación y de dar y tomar acuerdos y cesiones, conseguir, digamos, un cumplimiento del 25% de nuestro programa?

¿No sería más interesante, a base de negociación y de dar y tomar acuerdos y cesiones, conseguir, digamos, un cumplimiento del 25% de nuestro programa?

Lo mismo es aplicable, por supuesto, al partido gobernante. Algo más de 10.000 portuenses han confiado en el PP, han depositado su confianza y esperanzas en un programa, en unas medidas y en una persona. Pero el PP no gobierna para 10.000 personas, sino para 88.364, que somos las que nos vemos afectadas por las políticas y decisiones que se toman en el Ayuntamiento. Todos pagamos -o deberíamos- impuestos, todos nos vemos afectados por las ordenanzas y por decisiones que en principio pudiera parecer que no nos afectan.

«El PP no gobierna para 10.000 personas, sino para 88.364«

Crear empleo, reducir trámites, crear una oficina de atención única, simplificar la burocracia de un Ayuntamiento, reducir gastos, devolver préstamos, negociaciones importantes, la lista podría seguir indefinidamente, no son decisiones que podamos permitirnos que ponga en marcha un gobierno y lo deshaga el siguiente. No podemos permitirnos crear concejalías, cambiarlas de nombre, unirlas, separarlas, con cada cambio de partido ganador de las elecciones. Todo eso cuesta dinero. Y no a los partidos, sino a los 88,364 portuenses que somos y vivimos aquí.

17 Jun

Sobre Medallas e indignación ciudadana.

En estos días ha corrido como la pólvora una anécdota que entre todos se han empeñado en vestir de noticia. Y es que, al parecer, «alguien» ha boicoteado las medallas de la Virgen de los Milagros y ha tapado la cara con tipp-ex. Entiendo que como acto vandálico tiene más de simbólico que de atentado contra la medalla, pues, imagino, que es sencillo restituir al estado original dichas medallas.

Esta anécdota -me niego a llamarlo noticia-, de pronto, el mismo sábado, corrió como la pólvora por las redes sociales -se viralizó, si quieren emplear el argot moderno- provocando cientos de comentarios en Facebook, Twitter, Instagram, etc. Creo que no me equivoco si afirmo que todos los medios se hicieron eco rápidamente, contribuyendo a la propagación e indignación de todos los portuenses a los que alcanzaba la noticia, provocando reacciones oficiales: David de la Encina publicaba en Facebook un texto en el que por supuestísimo repudiamos este sabotaje (sic), la Archicofradía de Los Milagros expresa su indignación y pretende no que se busquen culpables, tan solo que cosas como esta no se vuelvan a repetir (sic).

Y hoy nos levantamos con la noticia de que nuestro flamante ínclito señor Alcalde nos anuncia en los medios que la polémica de las medallas va a ser investigada oficialmente. Su primera medida como alcalde, estimados portuenses, va a ser investigar quién ha sido el cazurro -porque no tiene otro calificativo- que ha puesto tipp-ex en las medallas. No va a investigar por qué un semáforo clave en el tránsito de peatones en El Tejar ha podido estar tres meses sin funcionar hasta que los vecinos cortaron el tráfico y salieron en las noticias, por ejemplo. Ni va a investigar por qué la concesionaria de basuras retira los contenedores del centro cuando aún está vigente el horario autorizado para la disposición de desechos. Ni va a investigar por qué hay acerados en El Puerto cuyo mal estado ha venido siendo denunciado por los vecinos desde 2015. Ni va a averiguar por qué el parking de Pozos Dulces parece que no avanza y que ya se está preparando el terreno para pedir más dinero.

Hay quién piensa que una cosa no quita la otra y que podemos indignarnos por todas estas situaciones al tiempo, pero el caso es que nosotros, los ciudadanos, somos los primeros que no nos indignamos por nada relativo al funcionamiento de nuestra ciudad. Pareciera que funcionáramos a golpe de clic y de noticias virales, por eso nuestros políticos solo reaccionar cuando un tema se viraliza, por eso siempre son temas superficiales y que no tocan el fondo de la cuestión… Y por eso, amigos portuenses, decimos que tenemos lo que merecemos.

27 May

Y ahora, ¿qué?

El día después de la fiesta de la democracia, y una vez que se deje pasar la resaca electoral, es la hora de hacer valoraciones de lo que ha ocurrido en El Puerto y el panorama que se nos avecina.

Resultados locales de las elecciones 2019

Y es que viendo los resultados que se han dado en El Puerto, sólo hay una cosa que ha quedado perfectamente definida: No va a ser una legislatura sencilla. Todo el mundo da por hecho que va a gobernar el PP, por eso que ahora Susana Díaz da en llamar el trifachito (sic). Pero recordemos que no hace tanto tiempo Susana Díaz gobernó Andalucía con la ayuda de los parlamentarios de Ciudadanos en Andalucía, mientras éstos hacían lo propio con el PP en otras comunidades. Así que PP, C’s y Vox (9+2+2) por un lado, PSOE, Adelante y C’s (8+3+2) por otro parecen las apuestas seguras.

Sé que a estas alturas muchos portuenses se están riendo de la posibilidad, otros estarán escandalizados porque Ciudadanos ahora es extrema derecha y les parece imposible… Y solo quiero recordarles que, lamentablemente, los partidos nacionales nunca suelen decidir en clave local, por afinidad de programas electorales o por conveniencia de la ciudad.

En España, queridos lectores, manda la moqueta. Y ahora están en juego las moquetas de los Ayuntamientos, sí, pero también las de Diputación. ¿Un pacto entre PSOE y Ciudadanos que implique peso en diputación? ¿un ministerio para Adelante que haga ver con otros ojos a la formación naranja? ¿De verdad que nadie cree que sea posible?

Será que tengo menos fe en nuestros políticos que ustedes.

24 Abr

Debate político.

El 26 de Septiembre de 1960 cambió para siempre la forma de hacer política y de presentarse ante los ciudadanos. Aquel día, un joven Kennedy debatía, por primera vez en la historia de forma televisada, con Richard Nixon. Nixon creía que lo tenía todo para ganar: dominaba la escena política, tenia experiencia y sabía comunicar. Y sin embargo, perdió las elecciones en ese mismo debate.

En aquellos momentos, las diferencias fueron notables: Nixon se presentó con un traje gris y sin maquillar, dando aspecto avejentado en la pantalla, recordemos que aún en banco y negro. Kennedy estaba radiante, con su traje oscuro, su bronceado y su maquillaje. Era la frescura, el saber estar en persona. Nadie recuerda qué se dijo, qué se debatió. Nadie recuerda que las encuestas decían que en televisión había arrasado Kennedy y en cambio, si se había seguido el debate por la radio, donde la imagen no tenía importancia, el claro vencedor era Nixon.

Imagen del plató, vacío como las propuestas de nuestros políticos.
El plató, vacío como las propuestas de los candidatos.

Hoy en día, la puesta en escena tiene más importancia aún. Los debates de una hora no tienen sentido. Nuestros políticos trabajan para responder a nuestros cambios en el consumo de información. Trabajan para ser carne de «memes». 30 segundos que destaquen sobre sus adversarios. Lo que ocurre es que desde 1960 el votante ha cambiado, ha mutado. Ya no necesitamos propuestas sólidas, ni explicaciones, ya no sirve la apariencia, el dar bien en cámara. Porque nuestra sociedad, nuestra cultura, nuestra forma de consumir el ocio, han derivado a la crispación, al chascarrillo.

Y eso es un debate a cuatro: una lucha encarnizada por el zapping del día siguiente, por ser el dominador de los memes. ¿propuestas? ¿debate serio? Ni estaban, ni se las esperaba.

02 Abr

Política, lugares comunes.

Se acercan las elecciones y como cada legislatura, se repiten los rituales en todos los partidos, nuevos y antiguos. Se escenifican las rupturas de los pactos que hasta ayer eran válidos, con motivos más o menos justificados, todos los partidos que se han mantenido en silencio comienzan a denunciar la parálisis del gobierno, siguen con los videos vacuos, las promesas vacías, intentando arañar un voto. De pronto se acuerdan de las barriadas, aparecen con sus palmeros para reunirse con vecinos hartos de promesas, sonríen a cámara, se marchan…

El Puerto, visto desde donde todo problema parece pequeño.
El Puerto, visto desde donde todo problema parece pequeño.

Y así va El Puerto. Así va España, de hecho. Va de promesa vacía en promesa vacía hasta pisar la alfombra, va aburriendo a los ciudadanos, que cada día se sienten más despegados de sus «representantes», incapaces de transmitir nada, de gestionar nada, de solucionar nada. Porque no importa quién gane las elecciones, probablemente el que más lugares comunes pise, porque El Puerto seguirá anquilosado, atrapado por su historia, inmovilizado por su burocracia, por sus «planes» gestionados desde un despacho carente de sentido común, seguirá sin suelo industrial, seguirá convirtiéndose en un dormitorio de las ciudades de alrededor, seguirá desangrando el comercio local…

Y por eso apelo a nuestros polítcos, a todos, de todo color y partido, para que se sienten juntos y pongan en marcha un plan entre todos, un plan que tenga continuidad en el tiempo, los próximos 20 años, un plan que no desmonten los siguientes en entrar en el Gobierno, un plan que piense en el ciudadano, que nos convierta en un referente, que agrupe el suelo industrial, que aligere nuestras deudas, que mejore el transporte público, que peatonalice el centro, que nos permita vivir El Puerto, que lo mantenga limpio, más allá de todo interés partidista.

Claro que, a lo mejor, visto lo visto, es demasiado pedir a nuestros representantes.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio, significa que aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar